Los biofertilizantes, apuesta por un menor impacto ambiental

Los fertilizantes utilizados para la mayor producción de berries y otros cultivos provocan la contaminación del suelo. Estos fertilizantes requieren de mayor contenido energético, provocando la acidificación y degradación de la tierra. Por ello se han buscado alternativas que puedan reducir los efectos nocivos en los berries.

Se han hecho estudios en donde se implementa el uso de biofertilizantes, compuestos a bases de hongos o bacterias que se extraen directamente de la tierra y que, al ser aplicados de vuelta a la tierra nutren a los berries, lo que mejora su calidad de vida, producción, a la par que cuidan el medio ambiente.

Los biofertilzantes proveen de nitrógeno y fósforo a las plantas. Si bien el resultado es un poco más lento a diferencia de los fertilizantes comunes, es recomendable esperar, ya que los microorganismos llegan a un punto en el que están robustos para alimentar a la planta de nutrientes logrando la productividad deseada.

El organismo que es más utilizado para la comercialización de los biofertilizantes es llamado Azospirillum brasilense, éste es un organismo de vida libre, que no se asocia a ninguna planta pero que convive con todas, es por eso que tiene resultados efectivos.

Los biofertilizantes no solo tienen un impacto a nivel ambiental, sino también, a nivel económico, pues su costo es menor a comparación con los fertilizantes químicos. También se observa mejoras en la productividad en cultivos como maíz, cítricos, caña de azúcar, café y berries.

Otros estudios han demostrado que el uso de biofertilizantes en suelos que ya están contaminados es factible, pues han mejorado su producción. Además el microorganismo tiene un ciclo de vida de hasta dos años. Estos microorganismos transforman el nitrógeno atmosférico en nitrógeno orgánico, un proceso complejo llamado complejo de nitrogenasa, que no todos los microorganismos pueden hacer.

Las plantas y los microorganismos encargados de proveerla de nitrógeno consiguen desarrollarse a la par, ya que el microorganismo para evolucionar se nutre de la planta, logrando convertir el nitrógeno molecular en orgánico para después sea aplicada en ella.

En SERTESA Agrícola contamos con Azospirilux, biofertilizante fijador de nitrógeno, en fórmula líquida. Formulado con esporas de Azospirillum brasilense y de Bacillus megaterium, este producto fija en el suelo el nitrógeno que se encuentra en la atmósfera, y también solubiliza las formas no asimilables del fósforo que se encuentra en el suelo.

Si requieres mayor información y asesoría acerca de este producto y su aplicación, llama al 341 132 25 61.

Visita nuestras oficinas en San Andrés Ixtlán, Jalisco. Álvaro Obregón No. 58, Col. Centro.

 

Fuente: http://ciencia.unam.mx/leer/570/Asi_funcionan_los_biofertilizantes